Tiempo Para Ti: Un regalo para toda la Familia

El otro día conversando con una amiga que también es mamá de múltiples, nos reíamos porque la imagen que mejor retrataba nuestro día a día, era la del “Chinchinero”. Ese personaje que con su bombo y platillo a cuestas, es capaz de entretener a un púbico completo, entre bailes, saltos y risas, con un ritmo y coordinación envidiable y sin perder el compás.

Es que así somos las mamás de múltiples, por lo general haciendo más de una actividad a la vez, con nuestra atención dividida en varios focos; hijos, casa, trabajo, doctores, idas a dejar, idas a buscar y además pensando en qué vamos a hacer de almuerzo para el día siguiente.

Es por eso que quise sentarme a escribir sobre cómo las madres de múltiples, estamos en constante movimiento, resolviendo muchos y diversos tipos de problemas a la vez. Por lo general llegamos al final del día agotadas, pero con el corazón lleno, porque fuimos capaces de superar los desafíos del día a día, sin morir en el intento. Y es entonces cuando miramos las caritas de nuestros hijos mientras duermen y con eso nos sentimos pagadas.

Es verdad que esta capacidad de ser multifacéticas nos ayuda muchísimo en nuestro día a día, pero también nos termina pasando la cuenta y es ahí donde debemos poner ojo y tomar cartas en el asunto. A todas nos pasa que cuando estamos cansadas, hemos dormido poco o tenemos hambre, la vida la vivimos mucho más catastrófica de lo que realmente es, estamos más irritables y sin paciencia, parecidas al “guatón del comercial de Armonyl”.

Me gustaría contarles sobre un psicólogo que se llama Abraham Maslow*, que propone la existencia de una jerarquía de necesidades, las cuales forman una pirámide. En donde las necesidades más básicas están a la base y en la punta, las necesidades superiores. Maslow dice que para que el ser humano pueda autorrealizarse y desarrollarse íntegramente, debe tener satisfechas las necesidades básicas, para así poder ir enfrentando mayores desafíos. Estas necesidades básicas son respirar, tomar agua, alimentarse y dormir.

A veces pienso si Maslow habrá pensado en una mamá de múltiples, cuando desarrolló su teoría. Porque la verdad es que muchas veces no tenemos tiempo ni para respirar y cuando lo hacemos, pensamos que estamos siendo egoístas o malas mamás…y esto que te quiero proponer está lejos de serlo!!.

Quiero invitarte a que reflexiones sobre cuánto tiempo te dedicas a ti misma, cómo te cuidas y te regaloneas, ya que cuando tú estás bien, los que te rodean también lo están.

Es sumamente importante que dediques un tiempo a la semana para llenar esa otra parte de ti, que también se relaciona con tu ser mamá, ya que estás invirtiendo en armonía, bienestar y salud mental, no solo para ti, sino también para toda tu familia.

El que tú también tengas momentos de distracción, lo pases bien con tus amigas o tengas algún hobby, hace que renueves tus energías y quieras volver a ser esa súper mamá que sé que eres. Es por eso que quiero invitarte a que esta semana te des un respiro y te regalonees. Programa alguna actividad entretenida, que te ayude a recargar pilas. Puede ser desde una tina, salir con amigas, hacer deporte o lo que a ti más te guste.

 

Vas a ver cómo ese ratito a la semana, te va a llenar de energía y marcará una gran diferencia.

¡Que lo disfrutes!

http://www.eoi.es/blogs/katherinecarolinaacosta/2012/05/24/la-piramide-de-maslow/

« Planificar Anticipadamente: Una Estrategia que no Falla en la Crianza con Múltiples
Tiempo con nuestros Hijos: ¿Cantidad o Calidad?” »